En tiempos de cambio como los que estamos viendo, se requiere abordar el tema desde diferentes puntos de vista, pues estos inciden en tantas 谩reas de nuestra vida que van desde lo min煤sculo hasta un universo infinito de posibilidades.

Lo que quiero traerte hoy es la importancia de la fuerza que imprimimos, inicialmente desde la palabra, a ese cambio que estamos buscando y de c贸mo alcanzarlo depende no solo de sintonizarnos internamente con aquello que nos proponemos conseguir, sino de sintonizarnos en colectivo cuando la meta va a repercutir en un bien com煤n. En ambos casos la reflexi贸n es v谩lida.

Y aqu铆 voy a referirme al poder de las im谩genes mentales, al poder del verbo, al poder de la intenci贸n y de las emociones.

El poder de las im谩genes que tenemos en nuestra mente llega a tener tal dimensi贸n que produce cambios y respuestas observables en el organismo. Y estas im谩genes son el resultado de la verbalizaci贸n que hacemos en nuestra mente con el fin de atraer aquello que queremos.

Entonces, concentrarnos en im谩genes聽 que a su vez nos llevan a ideas nos hace ser conscientes de aquellas posibilidades en las cuales visualizarnos y entender que somos parte fundamental para que las cosas ocurran.

Entonces vemos como la realidad percibida y luego manifestada ha de estar acorde a nuestros deseos, lo cual le da congruencia a nuestra meta u objetivo.聽 De este proceso se desprende lo que yo llamar铆a una suerte de escogencia que se da cuando la mente comienza a seleccionar aquella informaci贸n que necesitamos para darle forma a todo aquello que es relevante para nuestro fin. Esto lo hace casi que programable, escogemos aquello que nos es favorable de modo de ir avanzando hacia nuestro objetivo y como resultado vemos que empiezan a manifestarse coincidencias o casualidades alineadas con aquella realidad en construcci贸n.

Habl茅 antes del poder de la intenci贸n que no es otra cosa que un modo de observaci贸n dirigida a un fin concreto. Se trata de la energ铆a que podemos volcar y moldear en el proceso de creaci贸n de nuestra realidad. Junto a la intenci贸n aparece en escena la emoci贸n que ejerce una poderosa fuerza que es la que atrae aquello en que enfocamos nuestra atenci贸n y en consecuencia, surge la acci贸n con la cual nos acercamos desde el plano f铆sico聽 a aquello que queremos. Estamos entonces alineados en nuestro pensamiento, emoci贸n y acci贸n, lo cual alimentamos adem谩s con la certeza de alcanzar nuestro objetivo, desechando los pensamientos negativos que nos presentan obst谩culos y sobre todo, no aferrarnos de forma compulsiva a nuestra meta porque ser铆a caer en un apego t贸xico que impide que las cosas fluyan a su ritmo.聽

Si ya las visualizamos, las manifestamos y tenemos la certeza de que ellas vendr谩n a nuestra vida, entonces hay que ser paciente, darle la justa importancia y tal vez no descartar alg煤n elemento sorpresa en la realizaci贸n de nuestra meta.聽 Las cosas suceden, las hacemos posibles pero siempre pueden ocurrir de un modo inesperado pero igualmente satisfactorio.